HORARIO CURIA DIOCESANA

Lunes-Viernes 9:00 - 13:30

01 967 67 8 00 53

© 2019 Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

Provincia de Chiapas, México.

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

DIRECCIÓN

​20 de Nov. y  5 de Febrero No. 1 Centro, CP 29200

Email: comunicasclc@gmail.com

Siempre se me concede el Espíritu y aquello que más necesito

Meditación realizada por: Pbro. Román Fortuny

Hermanos oyentes del programa Vida Interior en Radio Tepeyac: escuchar la propuesta de quien ha hecho y hace el listado de los temas con los que hemos llegado al que acabamos de proponer; que dice así, y lo repetimos: Siempre se me concede el Espíritu y aquello que más necesito.

¿Qué siento o  qué percibo en mi corazón al escuchar esta afirmación?...

Amigos oyentes: si al escuchar o atender a esta experiencia, siento o percibo que efectivamente así sucede en mi persona; querrá decir que el  proceso de su propia Vida Interior va adquiriendo plenitud y va ocupando más espacio consciente en nuestra vida.

Y lo que estamos considerando: no únicamente hace verdadera la afirmación de la propuesta de hoy: “Siempre se me concede el Espíritu y aquello que más necesito” sino que entiendo que me da luz y anima el corazón: pues nos queda claro que la propuesta de hoy no es un simple deseo, o un sentimiento pasajero; es una realidad inconfundible: que el Espíritu que habita en nosotros: Un Espíritu que siempre me aclara y concede  aquello que más necesito; porque la acción de Dios en nuestra persona no tiene fechas ni límites.

No se trata de que Dios nos acompañe de diferente manera según el tiempo y el hacer en nuestra vida; sino que somos nosotros que por razones muy diversas, entre las cuales se halla la dimensión de nuestra Vida Interior, ocupada por el Espíritu, no la atendemos debidamente o hasta olvidamos que Dios nos ama.

Si alcanzamos y mantenemos la conciencia, del saber y no dudar: de  percibir que Dios nos acompaña siempre, desde el seno de nuestra madre: la propuesta de hoy es una expresión o una manifestación de esta presencia y de la acción permanente del Espíritu Santo en nuestro Interior. Para terminar: hermanos oyentes, les hago una propuesta: busquemos un espacio y un tiempo de silencio, mirémonos a nosotros mismos y preguntémonos hablando con el Señor:¿Es cierto que TU siempre me acompañas, pase lo que pase?: es verdad  que TÚ eres mi mejor compañía…  En nuestro corazón hallaremos la mejor respuesta.